sábado, diciembre 27, 2014

Una foto de la actual Conferencia Episcopal Española


El segundo matrimonio de mi viuda madre con un viudo de su edad contó con todas mis bendiciones. Pero debimos haber pactado algo respecto al uso de la televisión después de la cena en un piso tan pequeño. Un consejo procedente de la experiencia: Si tu madre se vuelve a casar, no concedas la mano sin pactar por escrito el statu quo de la tele.

Mi madre ha sido y es muy feliz con este matrimonio. Pero ahora pienso que si se hubiera casado con un informático, al menos, ahora tendría alguien que me reformatearía el ordenador cada Navidad.

Hoy son tan agrio en mi post, porque sólo he visto una vez El Hobbit, ya hace años. La estoy grabando y quería verla otro día con tranquilidad y sin anuncios de hora y media. Pero desde mi lugar de trabajo me estoy enterando de toda la trama. En el fondo mis padres, allí sentados en sus dos sillones, son dos spoilers. Comparto piso con dos spoilers crueles.


Kim Jong Un una vez me dijo sin darle más importancia: Sí, mi tío también ponía la tele muy alta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada