viernes, enero 16, 2015

Dos mundos asomándose


Una de las discusiones que tuve con el magnífico analista financiero que me tocó en el asiento de al lado fue acerca de si la Guerra de Irak había salido rentable o no para Estados Unidos. Él defendía que sí, yo que no. Ya en casa, hoy después de la comida del mediodía, y tras tratar de matar infructuosamente una polilla he estado mirando cifras en artículos especializados.

La guerra costó, en total 3 billones de dólares. Resulta increíble la cantidad de pizzas con peperoni que me podría comprar con esa cantidad.

Advierto a los lectores si leen otros artículos que un billion en inglés son 1000 millones en español. Pues bien el PIB de Irak es de 242.000 millones de dólares en el 2012. Esto significa que si Estados Unidos que se quedara con todo el petróleo que saca sin dar nada a los iraquíes, necesitaría unos quince años para pagar la deuda de la guerra.

En realidad, necesitaría mucho más que esa cantidad de años, porque el PIB no es la cantidad de beneficios que tiene la nación. Gran parte de esa cantidad se tiene que destinar a seguridad, infraestructuras, etc. Tampoco este cálculo tiene en cuanto lo que ha sido necesario para poner en marcha la extracción, ni los intereses de la deuda de Estados Unidos, ni lo que tendrá que gastar en millares de reclamaciones médicas en los próximos años, etc. El último apartado puede parecer que es un gasto menor. Pues no, el gasto médico anual del ejército de Estados Unidos es de 5000 millones de dólares.

La conclusión resulta estar fuera de toda duda: Estados Unidos no fue a la guerra para sacar un beneficio. Yo estuve en contra de esa guerra desde el principio. Pero no se pueden defender las propias ideas a través de la mentira.


Mi padre era empresario y si algo he aprendido en la vida es la mucha luz para todo que ofrecen las cuentas, ya estemos hablando de Historia o de una institución. De las cuentas del Vaticano ya he hablado otras veces en este blog. 

Pero ya que hablamos de cuentas, sea dicho de paso, yo cobro en bruto (sin haber pagado impuestos) 860 euros. Todo el Vaticano tiene el presupuesto del ayuntamiento de una ciudad española de 200.000 habitantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada