jueves, enero 29, 2015

La montaña rusa griega



















¿Qué va a pasar con Grecia? De modo telegráfico, doy mi opinión.

Grecia se puede quedar en el euro, pase lo que pase. Un país por económicamente hundido que esté, podría seguir usando el euro. Eso no afecta para nada a la moneda. Hay varios países del mundo que usan el dolar como moneda nacional.

El nuevo primer ministro griego Tsipras debe aprender una lección muy sencilla: uno puede gastar sólo el dinero que tiene. De momento, Tsipras ya ha aprobado gastos que sobrepasan con mucho su capacidad de pago. ¿Quién pagara eso? Él confía que lo haga la Unión Europea.

¿Debe hacer un nuevo prestamo la Unión Europea? Honestamente considero que no. El dinero no se inventa. Se tiene o no se tiene. Los políticos están pésimamente acostumbrados y llega un momento en que hay que aterrizar en la realidad. Los gobernantes griegos han gastado desaforadamente préstamo tras préstamo.

Hay un momento en que se debe cerrar el grifo. Y más cuando el nuevo primer ministro viene con la única promesa de gastar más y más. Cierto que ha hecho muchas promesas, pero todas esas promesas cuestan dinero y él no lo tiene. Así que cada uno llegue a sus propias conclusiones, pero Grecia es un país que se encamina a la tragedia.

¿Creo que le van a dar más dinero a Grecia? No tengo la menor duda de que sí. Aquí nadie quiere hacer de malo de la película. Y si hay que pagar para que no se dañe la propia imagen, pues se paga. Así que los políticos europeos seguirán con el grifo abierto; todo sea por la imagen. 

Al final, por supuesto, habrá que cerrar el grifo. Pero por no dañar su propia imagen, los políticos tardarán todo lo posible. Grecia se quedará sin sistema bancario, todo el capital huirá en masa, sus presupuestos entonces sí que serán una mínima parte de los de ahora y el país se hundirá en una miseria muy superior a la actual.

Esto ya ha pasado en más países. Naciones, otrora prósperas, en las que hay que hacer horas de cola para comprar un poco de pollo o leche. Países en los que el Estado se apropiaba de los ahorros de todos los ciudadanos por decreto.

¿Habrá un fenómeno de contagio a otros países? No. Los que saben de dinero y arriesgan el propio capital, saben que esto que he dicho es así. De manera que los mercados ya han descontado en los pasados rescates este hecho del hundimiento total de Grecia.


Los ciudadanos griegos han escogido un espejismo. Esa ilusión cuesta dinero y no lo tienen. Los líderes griegos actuales son radicales anti-unión europea. La tragedia está servida y sólo queda por saber cuánto tiempo queda para la cuenta atrás hacia la perfecta miseria de toda una nación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada