domingo, enero 11, 2015

Parábola del siglo XXI


Esta foto es todo un alegato contra el relativismo y el cuento chino de que lo que importa es la intención. Eso nunca ha valido para las relaciones entre humanos ni, por supuesto, para la religión. Una imagen vale más que un discurso. Y, como en la parábola, el señor de la casa al hijo que se esforzó le tocó la X-Box, y al otro (que decía que lo que importaba era la buena intención) le tocaron los vasos de cristal; eso sí regalados con toda la buena intención del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada