martes, febrero 17, 2015

Para ser conductor de primera, aceleeera, aceleeera.


Primero un ministro griego acusa a España de no ceder en la negociación de la deuda helena por razones internas. Se refería a Podemos. Como si quisiera decir que cuanto peor le vaya a Grecia, menos votos recibirá Podemos.

No sé, quizá el método griego de negociar sea enfadar al otro todo lo posible. A lo mejor los tratos en ese país funcionan de esa manera. Si el objetivo buscado era enfadar a la Moncloa, desde luego lo ha conseguido.

Unos días después el gobierno heleno decide pedir a Alemania compensaciones por la II Guerra Mundial. De nuevo la táctica de enfadar al otro al máximo. Me imagino que a ningún ministro griego se le ha ocurrido ni por asomo lo delicado que es ese tema en Alemania. Claro, era difícil imaginarlo. Sacar ese tema es lo mejor para convencer a los alemanes, sin ninguna duda, efectivamente. Enhorabuena.

Pero lo que más me gusta de todo es el gesto de Varoufakis, el Ministro de Economía de Grecia. Llega todos los días a la mesa de negociaciones con esa cara de ser el amo, con esa pose de matoncete. Estoy seguro de que preferiría llegar a la reunión con un bate en la mano, como el Capone de Los Intocables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada