miércoles, marzo 04, 2015

Hoy hablaré de un pecado extraordinariamente infrecuente


En mis viajes he visto de todo, eclesialmente hablando. Por supuesto que lo más frecuente, a la hora del abuso, es el exceso de indulgencia con la desobediencia. No voy a insistir en ese tema porque está claro para todos y no requiere de explicaciones. Pero, aunque muchísimo menos usual, casi anecdótico, también me he encontrado en distintas diócesis y continentes con el caso del buen sacerdote oprimido hasta la exasperación por un obispo que nunca debió llegar a ese puesto, y que usa del sagrado vínculo de la obediencia como instrumento para satisfacer sus pasiones de soberbia, ira y hasta venganza.

Hubo un caso, incluso, que parecía que el obispo estaba empeñado en hacer explotar al presbítero para así poder corroborar públicamente la mala opinión que había manifestado de él.

Desde este pequeño blog, quiero rendir homenaje a esos sacerdotes, heroicos ejemplos de obediencia. Modelos de respeto hacia quien les humilló públicamente.

En una Iglesia en la que tantos casos podríamos citar de menosprecio a la autoridad de los sucesores de los Apóstoles, ellos reparan de un modo oculto y silencioso.

Por conversaciones con distintos sacerdotes, hace años me enteré de un obispo que se convirtió en el que más me escandalizó de todos los que había conocido en mis viajes y conversaciones con mis hermanos presbíteros por esta razón de la que hablo. Me olvidé de él, pero pasados unos años Dios hizo justicia ya aquí en la tierra. Él, que se complació en humillar, recibió en su misma persona la aplicación del versículo que dice que quien a hierro mata a hierro muere. Y el que humilló públicamente, públicamente fue humillado. Ironías del destino, ese sacerdote con el que se ensañó va camino de las altas dignidades vaticanas.
 
A otro obispo, Dios le envió (así de claro lo digo) una lenta enfermedad y terrible que le hizo purgar todas sus faltas hasta la muerte. Sí, no se puede jugar con las cosas santas, y la obediencia es una cosa santa. Ay del obispo que haga aborrecible ese sagrado vínculo. Ay del obispo que se ensaña con un venerable presbítero. Ay de él, porque también Dios sabe decir BASTA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada