sábado, marzo 14, 2015

La Catedral de San Abán, 1ª parte


Hoy voy a contaros una historia que me ocurrió hace algo más de un año, pero necesitaré varios posts. Doy comienzo. Fui invitado a cenar por una persona muy rica en uno de los mejores restaurantes de Londres. Un restaurante francés al lado del Parlamento. Sea dicho de paso, desde la sala de estar del piso de este señor se veía de frente el Parlamento desde el otro lado del río, una vista admirable.
Durante la cena, me comentó que un sacerdote católico que era amigo suyo durante muchos años había sido elevado al episcopado y ahora tenía que construir una catedral. Se trataba de una nueva diócesis en Australia.

El comentario se me quedó en la mente durante varios meses y, al final, le dije a cierto arquitecto amigo mío: Deberíamos presentarle un proyecto de catedral, un esbozo. ¿Qué te parece? Y le pareció bien porque es un hombre bueno con un corazón de oro.
Lo primero que me informé era de la diócesis. Y resultaba que esa diócesis ya tenía una catedral, una bonita catedral neogótica, construída hace pocos años. El problema era que se les había quedado pequeña. Además, la diócesis ¡tenía dinero! Fantástico. El que ellos tuvieran mucho dinero, no significaba ningún problema para nosotros. Ellos tenían el dinero, nosotros teníamos ideas.  Continuaré mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada