martes, marzo 17, 2015

La catedral de San Abán (5ª parte)


Del vestíbulo se pasaría a la zona más amplia de la catedral, pensada para misas con mucha asistencia. El altar estaría elevado en el centro y no habría ningún obstáculo visual. Los pilares metálicos a unos ocho metros de altura se elevarían como pesadas y gruesas columnas de una catedral románica. Parecería que están suspendidos en el aire. Daría la sensación de una catedral cuyos pilares están cortados a la mitad.

En esa zona cuadrada de la catedral, estaría situado en un extremo el coro de los canónigos. En el coro es donde se tendría lugar la liturgia de la Palabra. Una ejemplar de gran tamaño de la Biblia, como un libro coral, estaría situado en el centro del coro entre las bancadas. Allí también estaría la sede del obispo en el centro de la cabecera del coro. Desde ese lugar, el obispo daría la homilía. Allí se rezaría el Credo y se rezarían las preces. De allí se pasaría al altar central para la liturgia eucarística.

La tercera parte de la catedral sería una reproducción de tres ábsides catedralicios románicos. La catedral acabaría en tres naves altas y estrechas. Allí se celebraría misa los días de diario. Probablemente, también los domingos ordinarios cabría la gente en una sola de esas naves.

Esas tres naves tendrían muros que se elevarian unos diez metros, sin llegar al techo. En general, toda la catedral ofrecería el aspecto de la planta de una catedral antigua cuyo techo ha desaparecido y que se ha colocado en el interior de una estructura que la protege.

Seguirá mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada