miércoles, marzo 18, 2015

La catedral de San Abán (6ª parte)


Los tres ábsides sí que estarán techados. Sobre la plataforma que habrá sobre ellos, se colocará una pequeña capilla elevada: el Tabor de la catedral. Esta capilla estará sobre los ábsides pero sin llegar al techo. Será un lugar de recogimiento para los que vayan a orar allí sin distracciones.
La última parte del interior de la catedral sería una especie de ábside al estilo de la capilla de San Eduardo el Confesor en la Abadía de Westminster. Esa capilla elevada haría las veces de lugar de adoración del Santísimo Sacramento. Los que entrasen allí lo harían sólo para adorar, no permitiéndose el turismo.

La catedral entera estaría rodeada por un muro de, al menos, cuatro metros de altura que enmarcaría el jardín que rodearía a todo el templo. Un jardín sencillo que consistiría en un sendero rodeado de cesped. El muro exterior y las paredes de la catedral (hasta cuatro metros de altura) estarían cubiertas por hiedra.

Este jardín minimalista sería el complemento ideal para los que en la catedral hicieran retiros espirituales. Sería un lugar de oración o de charla de laicos con clérigos paseando. Por supuesto, el proyecto ya contemplaría que varias edificaciones (que se harían en un futuro lejano) se dispondrían para formar un gran claustro románico. Seguirá mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada