sábado, marzo 21, 2015

La catedral de San Abán (8ª parte)


Hoy creo que es el último post sobre esta idea a la que tantas vueltas le he dado durante los últimos meses. Con este post, como con tantos otros anteriores, queda clara mi opinión de que una catedral es mucho más que una iglesia más grande o simplemente la iglesia donde el obispo va con más frecuencia.

Una catedral tendría que ser un foco de vida sin igual en toda la diócesis. El gran templo por antonomasia de toda la diócesis. tendría que ser un lugar sacro cualitativamente distinto del resto de templos: en lo material, en lo litúrgico y en la abundancia de clero presente.


Nuestras catedrales hoy día son museos más o menos vivientes. Podríamos hablar de la muerte de las catedrales. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada