sábado, abril 11, 2015

Conversaciones telefónicas con un océano de por medio


En la última conversación acerca de Summa Daemoniaca e Historia del Mundo Angélico, me di cuenta de que el primer libro es, geométricamente hablando, un laberinto, mientras que el segundo es una circunferencia. La primera obra explora la complejidad, la segunda se centra en la simplicidad.

Un libro tiene como protagonistas a los demonios, aunque hace desear a Dios mencionándolo poco. El otro quiere tener como protagonista a los ángeles, pero el gran protagonista es Dios.


Summa Daemoniaca describe más el objeto infernal, el segundo trata de profundizar más en la psicología. Historia del Mundo Angélico indaga en la mentalidad del Diablo: Lucifer acaba creyendo que Dios no es Dios, y acaba él mismo creyéndose que es Dios sin ser dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada