miércoles, abril 08, 2015

El Pueblo de Grecia: la necesidad de afrontar los efectos de las propias decisiones


Es curioso, si tuviera que escribir un manual del perfecto antinegociador, creo que no encontraría mejor ejemplo que el del nuevo gobierno griego.
Primero la ofensa al enviado de la Troika, con rueda de prensa para decir delante de todos los medios y sin saberlo el otro que no iban a reconocer a la Troika como interlocutor y que tampoco iban a pagar. Todavía recuerdo la cara de sorpresa del flemático enviado de la Unión.

Después la pérdida de un tiempo precioso durante las negociaciones. El tiempo apremiaba, se echaba angustiosamente encima, y ellos tan tranquilos negociando y negociando sus condiciones que no las aceptó nadie.
El siguiente capítulo fue pedir compensaciones a Alemania por la Guerra Mundial: el mejor camino para enfadar a toda una nación. Aquello era imposible que consiguiera ni un euro más. Enfadar para nada.

Por último el acercamiento a Rusia que, como todo el mundo sabe, está totalmente arruinada. Un régimen ruso al que la Unión Europea está aislando tras invadir tres países en los últimos años. El acercamiento a Rusia para pedir dinero es el menor de los errores. Qué más deseariamos todos que el dinero apareciera, viniera de donde viniera.

Pero Rusia no puede dar lo que no tiene. Aunque, por motivos de imagen, Putin dará 10.000 millones de euros, quizá 20.000. Pero más no. Dará lo justo para dar la impresión de gran potencia. Después dejará caer a Grecia, porque Putin sabe que, des-gra-cia-da-men-te, ese país está condenado a la ruina, a una pobreza terrible, a la bancarrota.


Cuánto sufrimiento le espera a tanta gente inocente. Pero la gente también es responsable. Los griegos pudieron elegir entre partidos más responsables o un partido máximamente irresponsable. Y tomaron la decisión. Ahora son gobernados por quienes ellos han decidido. Los políticos siempre dicen que el Pueblo nunca se equivoca. Este blog lleva años repitiendo que el Pueblo ya lo creo que se equivoca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada