sábado, abril 18, 2015

Los ordenadores son así por dentro en realidad

El control de China sobre Internet en su territorio está resultando férreo. Y no sólo eso, sino que cada vez está estrechando más su puño sobre la Red en todo su territorio. De seguir así, su control será perfecto en muy pocos años más. Ya ahora es impresionante.

Lo preocupante es que China pronto estár en condiciones de exigir que se cierren páginas incluso en el extranjero. Esa potencia podrá ir comprando acciones en las más grandes plataformas y podrá exigir a otras que censuren contenidos, sobre todo contenidos críticos que considere perjudiciales.

No sé hasta donde llegará este preocupante camino que se inició hace unos años. Lo que sí que está claro es que China puede contaminar la Red con censura y autocensura, con la compra de acciones o la imposición de sanciones, de un modo mucho mayor de lo que la gente cree.

Ya ahora los políticos de las grandes naciones se autocensuran para no ofender al Gigante. Se equivoca si alguien piensa que Internet podrá seguir campando a sus anchas, indiferente a un ambiente cada vez más enrarecido. Los políticos, las leyes, los consejos de dirección caerán de rodillas si se aplica la presión necesaria.


¿Podemos imaginar un mundo en el que Google esté en manos de un accionariado obediente a Pekín? ¿Podemos imaginar un mundo en el que los vídeos que vemos, los blogs que leemos, estén controlados? Basta con controlar un solo motor de búsqueda, uno solo. Y la gente verá lo que ese motor diga que veamos. 

Controlad un motor de búsqueda y controlaréis el mundo. Controlar a Google es cuestión de dinero, de influencias, de presión. Nadie lo ha logrado ni siquiera ha sido intentado. Pero sólo es una cuestión de tiempo el que un Gigante lo intente. Y desde luego que lo intentará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada