jueves, abril 16, 2015

Putin, tierno y duro a la vez: votadle












Cuando me he desayunado esta mañana con el titular de que Grecia andaba en conversaciones con la Gran Madre Rusia para comprar misiles de nueva generación, he pensado, sinceramente, que se trataba del típico rumor periodístico (nunca hay que hacer caso a los periodistas), pero que eso no era verdad. Después he comprobado que era el mismo Ministro de Defensa Griego el que había dicho eso a los periodistas.

Evidentemente, Grecia acabará por no comprar ni uno solo de esos misiles. Porque ahora mismo nadie le fiaría ni medio rublo ni siquiera para comprar una docena de palomas mensajeras acostumbradas a atravesar trincheras. Que el que el gobierno de ese país se permita titulares como ése, demuestra hasta que punto los que están al volante de las cosas a veces tienen menos cabeza que las gallinas de Evasión en la granja.


Alguien dirá que eso se ha soltado en la prensa con la idea de dar una impresión de que hay dinero. Pero el problema es que las cuentas de Grecia están radiografiadas por más ángulos que mi pobre boca en la última veintena de visitas que he hecho al dentista en los últimos meses. En fin, tal vez todo esto sea un simulacro del Olimpo para ver qué pasa si se coloca a una sociedad en modo pánico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada