martes, mayo 19, 2015

A quien le damos la llave de la caja










Las políticas económicas de una nación llevadas a cabo con seriedad durante el largo plazo suponen prosperidad, empleo, bonanza. La ausencia de moral en el manejo de esas políticas implica una ingente cantidad de tragedias.

Es curioso como la falta de moral personal se refleja en políticas erráticas o corruptas o insensatas. Qué repercusión tan grande suele tener la falta de moral en el gobierno de una nación. No digo que siempre sea así, pero las más de las veces.

La población de un país suele pensar que una nación entera no puede quebrar. Piensan que siempre se puede hacer algo. Piensan que siempre hay algún remedio, algún colchón debajo esperando.


Los países que se han hundido en la miseria después de largo tiempo de prosperidad podrían ser citados aquí. Unos tenían materias primas y el grifo no se cortó del todo. En otros países, el grifo de entrada de divisas se cerró del todo. En ese caso, la pobreza supuso un duro despertar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada