martes, mayo 05, 2015

El deporte










El deporte es malísimo. Es sólo un constructor de egos y vanaglorias. No sé si el deporte es más perjudicial para el individuo o para la sociedad. Desde luego, el ejercicio físico siempre ha resultado muy perjudicial para la sociedad. Los fascismos siempre se han esmerado en cultivar el deporte.

El sillón, una película después de comer, una tranquila conversación mientras uno se toma un té con pastas. Sí, la naturaleza, siempre sabia, nos muestra claramente el camino propio del ser humano, aunque nos esforzemos en no seguir sus, repito, sabios dictados.

Los esguinzes, tendinitis, desgastes de rótula, roturas de ligamentos nos indican que ése no es el camino. Pero el ser humano parece empeñado en machacar su cuerpo empapado en sudor de mil maneras distintas. 

Todo este post es pura ironía. Soy uno de los más consumados deportistas de este país. Aunque por humildad hace años que decidí ocultar mis músculos bajo una discreta capita de grasa. Todo es ironía. Siempre recomiendo a los otros que hagan deporte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada