miércoles, mayo 13, 2015

El purgatorio I


(Sea dicho de paso, la pintura que he colocado no es del purgatorio. Pretende representar el infierno. Un infierno imaginado, un infierno visual.) Hace años pensaba que había un único purgatorio con distintos grados. Cada vez me convenzo más de que dentro del purgatorio común, hay dos grandes moradas: un purgatorio de la debilidad y un purgatorio de la crueldad.

Un purgatorio para aquellos que fueron débiles pero no hicieron daño a nadie, y un purgatorio duro y riguroso para aquellos que fueron crueles.


Los débiles ya tuvieron su penitencia en el mismo pecado. Los fuertes también encontraron sufrimiento en su pecado, en su misma maldad sufrieron agriamente. Ahora bien, estoy convencido de que esa maldad de los crueles requiere de un estado especial de purificación tras la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada