jueves, mayo 14, 2015

El purgatorio II














A la mera debilidad, si sólo se quedó en eso, en debilidad, no creo que la podamos llamar maldad. Pero hacer sufrir al prójimo sí que es maldad.

El debil ya aquí en la vida y en el purgatorio sufre en la medida de su debilidad. El cruel sufre aquí y después en el medida de su crueldad. Pero la debilidad es radicalmente diversa de la maldad.  La transgresión es esencialmente distinta de la opresión, de la decisión de hacer sufrir al otro.

El que hace sufrir sufrirá. La palabra Justicia se materializa de un modo tan distinto en el cruel. Ay del que no tuvo compasión, porque no alcanzará compasión. La compasión divina sólo le llegará cuando se alcance la medida prefijada por Aquél que es justo.

La gente sólo teme el infierno y desprecian el purgatorio, ignorantes de que si conocieran la Justicia Divina pensarían que el purgatorio es el infierno. El purgatorio no es el infierno, pero les parecerá el infierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada