jueves, mayo 28, 2015

Reunión de curas


Hoy ha sido un día muy bonito y espiritual. En España se celebra la fiesta de Jesús Sumo y Eterno Sacerdote. Nos hemos reunido todos los curas de la diócesis. La verdad es que estábamos practicamente todos. A la misa no he podido llegar porque tenía guardia en el hospital. En la mesa hemos bromeado, hemos reído, hemos comido muy bien. Hoy es uno de los tres días que la diócesis nos paga la comida: Navidad, Misa Crísmal y hoy.

La comida ha sido muy buena. Sin ningún lujo, pero nos ha gustado mucho a todos. Espárragos de primero, codillo de segundo. El postre es lo que ha vuelto a fallar. Como siempre. Esa especie de bizcocho con nata totalmente empalagoso y que forma una bola en la garganta resulta ya un fallo recurrente. Voy a sugerir una crema, una cuajada, un muffin, lo que sea, menos ese bizcocho de color amarillo que nos persigue en todas las comidas comunitarias. Por lo demás, todo ha sido perfecto.

Lo malo es que había mucho ruido y he acabado con la voz destrozada. Tengo poca voz y me resulta difícil hacerme oír. Pero es igual, todo ha sido tan bonito. Ver a curas de arciprestazgos lejanos, curas ancianos y venerables, y jóvenes llenos de entusiasmo, rebosantes de salud y ganas de trabajar.


Yo me he tenido que poner un sombrero de paja, aunque iba con sotana. Porque el recorrido de la iglesia al mesón no era corto. Y cuando me da el sol sobre la calva, me duele la cabeza después durante horas. El sombrero de paja no pegaba para nada con la sotana. Pero me daba verguenza ponerme el sombrero clerical (la teja) que me compré en Roma. Me lo compré en Roma para llevarlo sólo en Roma. Pero ahora me lo estoy pensando. Todos me repetían que ese sombrero de paja era horrible y que me pusiera la teja. No sé, no sé. 

Nos hemos hecho una foto unos cuantos al salir. Yo soy el quinto de la tercera fila, empezando por la izquierda. El que está a mi lado es un poco progresista, pero tiene gran corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada