viernes, junio 19, 2015

American Gothic






Una célebre productora de películas, una de las más importantes de Estados Unidos, me ha pedido mi opinión sobre una película que estrenará en ese país. ¿Cómo envían una película al otro lado del mundo para que la vea alguien sin peligro de que esa inversión acabe en el top manta del metro de Madrid?

Pues muy sencillo, tienes que entrar a una web que está hecha sólo para críticos y gente de la empresa, una web que no aparece en ningún buscador. Después, allí tienes que poner la contraseña. Una contraseña muy larga con minúsculas, mayúsculas y números.

Entonces te envían a tu teléfono móvil un número. Debes escribir ese número en la ventana que te aparece. Entonces, y sólo entonces, la película comienza a cargarse. Pero, además, tu correo queda sobreimpresionado sobre cada fotograma de la película que ves. De manera que ellos siempre sabrán de donde partió una filtración si ésta se produjera.

Como veis en esta vida todo está pensado. Como es lógico a las empresas les gusta proteger sus inversiones. Lo veo natural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada