martes, junio 23, 2015

La entrevista con Risto Mejido II: compasión


Cuando una persona nos hace algo malo o nos trata con agresividad o nos ofende o se enfada con nosotros es una ocasión que Dios nos brinda para que recemos por esa persona. Deberíamos acostumbrarnos a hacer esto siempre. Debemos ver a ese ser humano como alguien al que Dios pone ante nosotros para que le ayudemos en su alma.

Así que os pido a todos que recemos por el alma de Risto. Él me dijo que no tenía fe, así que ojalá que todo esto fuese ocasión para que se convirtiese, para que la luz entrase en su corazón.


¿Os dais cuenta de que cada vez que una sola persona reza un avemaría por él, una gracia viene a su alma? Basta incluso con una breve petición, incluso más breve que el avemaría, para que esa gracia descienda a su corazón. Hagamos que una lluvia de gracias caígan sobre él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada