sábado, junio 20, 2015

La (desgraciada) saga de Alien


Hoy han puesto en la televisión Prometheus, la última parte de la saga de Alién. Qué pena. La saga comenzó con un derroche de inteligencia, de innovación, de saber hacer cinematográfico: las relaciones entre la tripulación, la impresionante computadora Madre, etc, etc.

La segunda parte fue pura acción, sólo acción. Había aliens como podía haber habido pieles rojas o zulúes.

La tercera parte fue peor que la segunda, lo único que cambiaba era el escenario: otro planeta, eso era todo. Todo en la película era prescindible. La cuarta parte fue la peor de todas. En realidad, parecía una mala parodia de las anteriores.

La cuarta parte fue Prometheus. Lo mejor era el trailer, porque parecía que vaticinaba una buena película. El director se hizo un lío con el guión y vimos a un Ridley Scott que, en realidad, no sabía adonde ir.

Si comparamos esta decadencia con la saga de El Padrino, entenderemos qué es el cine de calidad y qué son meras imágenes en movimiento con algunos tiros. También La Guerra de las Galaxias podría haber mejorado entrega tras entrega, pero sólo mejoraron los efectos especiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada