jueves, junio 04, 2015

Los caminos de los hombres, el camino de cada hombre


(Sigue de ayer) Una cosa que siempre me ha ayudado mucho a no devolver rencor ante el odio es observar que Dios siempre actúa. Parece que no hace nada, porque el Señor actúa sin prisas. Pero tanto cuanto mal te haya hecho alguien, puedes estar seguro de que recaerá sobre la cabeza del que lo ha hecho.

Yo nunca pido justicia a Dios, nunca pido que castigue al culpable, al que yo considero culpable. Pero lo que es cierto es que la justicia de Dios actúa lo pida yo o no lo pida.


Insisto en que nunca ni he pedido justicia ni nunca me he alegrado del las tribulaciones del que me deseó mal o me lo causó. Pero mis años de vida me han hecho ver tantas veces, tantísimas, cómo Dios da a cada uno según sus caminos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada