jueves, junio 11, 2015

Vuestras sugerencias


He recibido todas vuestras sugerencias para el libro que os pedí hace unos tres días. Os agradezco a todos lo que me habéis enviado. Todas las he copiado para leerlas cuidadosamente, recoger lo mejor, esquematizarlas y meditarlas. Perdonad que no os escriba uno a uno, pero estos días están siendo de mucho trabajo para mí con la capellanía del hospital por ser verano y uno de los capellanes haberse jubilado. 

Cuando leo los emails que me habéis enviado, me siento rodeado de mucho cariño y amor. Algunos me decís que después de años de leerme os consideráis mis amigos. Ese sentimiento es mútuo, os lo aseguro. Cuando viajo tengo poco tiempo para detenerme con cada uno. Pero cuando venis a visitarme, siempre que puedo, paseo con vosotros un rato mientras charlamos y os enseño la ciudad. En otros casos, al menos, os saludo después de la misa y lo hago con gran alegría, aunque a veces nuestro encuentro no pueda ser de más de un minuto o dos.

Algunos de vosotros me habéis propuesto amistad a distancia a lo largo de los años. Desgraciadamente, la amistad requiere la presencia: poder pasear, ir de excursión, cenar juntos. De lo contrario, todo se reduce a emails. Y no me gusta escribir emails.


Sin embargo, en mis viajes sí que he hecho amistades auténticas muy queridas para mí. Amistades que ya son parte de mi vida en Nueva York, en París, en otros lugares. Os quiero a todos y podremos dar largos paseos en el Cielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada