domingo, julio 19, 2015

Cardenio


Ayer, en un momento de pertinaz insomnio, he subido a Biblioteca Forteniana una nueva versión de mi libro Neovaticano. Ésta es la versión 5ª desde que se publicó. Un libro que ha crecido. Me pregunto cuánta gente lo habrá leído. Esto sí que es amor a la obra literaria. Estaba en la cama en mitad de la noche y me acordé de que nunca me convenció una pequeña sección del libro. Después de unas cuantas vueltas entre las sábanas, no me aguanté más y me levanté a reformar páginas.

Reformar páginas, curiosa tarea. Retocar párrafos para reformar las realidad. Hay que hacerlo lo mejor posible, porque cualquier capítulo puede comenzar una serie de causas y efectos insospechada. Allí está mi libro El exorcismo magno que pasó de mis papeles al mundo real en un par de meses.


No siempre los textos ponen en marcha esas maquinarias. A veces la maquinaria del mundo mueve sus inmensas piezas de manera que otras partes inferiores queden trituradas por férreos engranajes hasta quedar reducidos a la nada. Shakespeare escribió una obra titulada Cardenio que no ha sobrevivido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada