lunes, julio 27, 2015

Encontrarás dragones y un poco de todo


Sí, aquello de Encontrarás Dragones fue un batacazo monumental, sólo comparable al fracaso épico de la película sobre la Cristiada. Las dos películas partieron de un error esencial: La gente se aburrirá si les contamos los hechos puros y desnudos. Por tanto hay que contarles una telenovela de drama personal para involucrarlos en la historia. ¡Error! ¡Error total!

Mezclar la telenovela barata con un gran hecho histórico siempre es un desastre. Ahí está el caso Otto Preminger en El Cardenal o Historia de una monja que demuestran que una sucesión de hechos puros y desnudos contados con sobriedad y buen hacer son suficientes para tener a la gente quieta, atenta y en silencio en una butaca durante hora y media.

A veces desearía yo llegar a Papa para poder tomar las riendas de la producción de algo formidable semejante a Los Diez Mandamientos de nuestro tiempo, algo que fuera grandiosamente grande. Algo como la saga de la Guerra de las Galaxias, pero en tema religioso; quizá la vida de diez santos o diez películas que muestren todo un periodo de la Historia de la Iglesia.

Debo ser el único bautizado que podría llegar a desear el papado por razones cinematográficas: disponer de poder para poner en marcha una gran película. Una bonita y estrambótica razón para desear el papado, además, claro está, de las propias y más personales razones de la venganza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada