lunes, julio 20, 2015

Martires de Irak y Siria, orad por nosotros


Una de las cosas que tiene estar mañana y tarde (salvo los días que libro), durante años, en un hospital donde hay cerca medio millar de personas ingresadas es que ves a mucha gente morir. Y, desde el principio, me interesó mucho fijarme en el proceso de la muerte. Y más concretamente de la agonía. Cuando estoy allí en esa situación, me fijo mucho: en si sufren más o menos, en si están inquietos, en los tiempos, en lo que nos es dado presumir acerca de las fases de desconexión de la consciencia.

Eso me ha servido para entender cual debe ser el sufrimiento de los pobres mártires de Siria e Irak. Creo que ahora estoy en situación de hacerme una idea de los tiempos e intensidades de ese proceso en cada uno de los tipos de martirio y ejecuciones de los que he tenido conocimiento en ese país de pesadilla.

Y os puedo decir, con conocimiento de causa, que el sufrimiento mental durante la prisión y la espera puede ser espantoso. Pero el sufrimiento orgánico (por misericordia de Dios) siempre es breve y más atenuado de lo que nos puede parecer. 

POST DATA: En un mundo con un mínimo de honestidad, ya se hubiera producido una intervención internacional armada contra ISIS. Esta situación nos ofrece la medida de la valía moral de los gobernantes del mundo: unos pobres hombres dignos de compasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada