lunes, julio 13, 2015

Palabras vanas que no van a ningún lado


Hoy me he enterado de más detalles de una disputa entre dos clérigos. Una disputa de hace un par de años. No voy a dar ningún dato concreto, salvo que los dos son del continente americano. Uno de ellos, año y medio después, decía algo parecido a pido perdón de mis errores si los ha habido.

Eso yo lo he escuchado varias veces en mi vida. Alguien te hace sufrir, te ataca, habla mal de ti y después en una ocasión especial (despedida, condecoración, ascenso, jubilación, homenaje, lo que sea) acaba su intervención con un y pido perdón a todos si he cometido algún error.

No, eso no sirve de nada. No sirve absolutamente de nada. Uno se debe arrepentir de algo en concreto porque le duele haber hecho algo, y por eso (precisamente por eso) pide de corazón perdón a la víctima de su maledicencia, mal humor, una cuestión de herencia o lo que sea el caso. Pero lo que no vale es esa expresión genérica que indica que uno encuentra de qué arrepentirse.


Yo la he escuchado no pocas veces en mi vida y siempre que la he escuchado he pensado: que expresión tan vacía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada