miércoles, julio 29, 2015

Anécdota al ir a la frutería

Siempre que me preguntan por qué llevo la sotana en verano, les respondo que es porque albergo una leve esperanza de que sudando mucho pueda perder algo de peso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada