viernes, agosto 14, 2015

Aquellos maravillosos años


Ayer recibí un bonito regalo de un lector: un paquete repleto de reediciones de comics. No voy a describir los comics magníficamente encuadernados porque los podéis mirar vosotros mismos en este link: www.manuelcaldas.com

Los comics han tenido una influencia muy grande en mi vida. De niño merendaba la mitad de los días con un comic delante. Lo más normal era merendar pan con Nocilla. Los tebeos los leía y releía hasta sabérmelos completamente de memoria.


La evolución de mi vida la puedo constatar en la evolución de los comics que leía. Comencé con la serie Dumbo, leí un par de Pumby y algunos ejemplares de TBO. Pero después seguí con fidelidad de años a Don Miki. A Ibáñez también, por supuesto. 

El final de mi etapa como lector de comics antes de ir al seminario fue la serie Valerián, agente espacio-temporal. Después del seminario ya sólo leí con interés la serie de Blacksad y sobre todo Las ciudades oscuras. Esta última me parece el mejor ciclo de comics de toda la Historia, la culminación de todo un género.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada