miércoles, agosto 05, 2015

No hay nada como el trabajo en equipo.




















El mejor aire acondicionado es el invierno. Propósito de hoy, volver al dracma. Propósito secundario, no volver a comer de una sola sentada una pizza mediana aunque hoy sea el Martes Loco de Telepizza.

He estado hoy algo preocupado revolviendo documentos para ver el valor autoritativo de los pronunciamientos de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Me queda claro el valor del magisterio pontificio aunque no sea solemne, pero no tengo tan claro el valor de un pronunciamiento sobre una cuestión moral por parte de la Congregación. Y eso que he releído muchas veces Ad tuendam fidem. Seguiré con mi personal búsqueda.


Acerca del asentimiento que uno debe prestar me dijeron que era algo clarísimo hace años cuando lo pregunté. Pero no debía estar tan resuelto en el plano teórico cuando en 1988 Ad tuendam fidem parece afirmar que el asunto no estaba tan claro como parecía. Por más que leo y releo textos y artículos sobre el tema, creo que hay allí un asunto teológicamente complejo. 

Pero no será éste el post en el que aborde un tema realmente complicado. Hoy me conformo con que observemos el astuto mundo de los gatos y lo cándidos que pueden llegar a ser lo perros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada