martes, agosto 18, 2015

Putin, el zar de la democracia










Qué horror. He estado viendo un vídeo de gente muriendo poco después de sacarse un selfie. Os lo aseguro, no pienso sacarme ni un solo selfie en lo alto de una acantilado ni subido a la antena de un rascacielos.

Otro murió en el interior de una esfera hinchable; un compañero no pudo agarrarla en el lugar determinado del camino. Otro joven murió por hacerse una foto subido al pomo de la puerta del aseo de su casa. Se mató de un golpe con el inodoro del baño.


Sólo me pienso hacer fotos en el interior de las iglesias con los dos pies firmemente asentados sobre un suelo seguro y con mi cuerpo bien recubierto de sotana, alba y casulla que amortiguen cualquier caída en el suelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada