jueves, agosto 06, 2015

Señor, ilumíname para guiar a otros


Mañana llamaré a un sacerdote escritor de un libro, realmente un magnífico libro, para consultarle un asunto teológico sobre el que tengo una gran duda: ¿qué asentimiento debo dar a una respuesta de la Congregación para la Doctrina de la fe sobre la cuestión de la alimentación artificial a enfermos muy ancianos, a veces con alzeimer y en estado vegetativo?

Este sacerdote es un verdadero especialista sobre el tema de la infalibilidad del magisterio ordinario y universal. La respuesta de la Congregación fue algo sobre lo que medité mucho desde que apareció en el año 2007. Yo quiero ser totalmente fiel a la Iglesia. Pero no tengo claro si la Iglesia me exige que mi inteligencia se rinda totalmente a esa respuesta por más autorizada que sea.

Como capellán de hospital, éste es un tema que me afecta totalmente, porque tengo que dar consejos. Un determinado consejo por mi parte y una persona morirá en una semana, otro consejo y la persona puede vivir años en estado vegetativo y con todas las molestias de una sonda gástrica que le entra por la nariz.


Tan pronto como resuelva esa cuestión, os ofreceré el resultado de mi búsqueda. Quizá necesite más días y más opiniones de sacerdotes sabios y ortodoxos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada