martes, septiembre 29, 2015

El pequeño Forty y Macbeth


Ayer hablaba de los vaticinios de las tres brujas de Macbeth. El comienzo de esa obra de Shakespeare es impresionante. Pero más impresionante si lo has visto como yo a los diez años en la obra de Polansky. Tan niño que no entendí buena parte de la trama. Pero no tan niño como para no comprender la fuerza que subyacía en una tragedia que no comprendía plenamente, pero cuya esencia captaba a la perfección. Os puedo asegurar que a esa edad percibí admirablemente el espíritu de la obra y quedé impresionado.

A esa tierna edad, las tres brujas haciendo el conjuro y después los vaticinios no me dieron ningún miedo. Pero la imagen se me quedó grabada para toda la vida. Cuando casi cuarenta años después, volví a ver el comienzo de la película me quedé sorprendido de lo bien preservada que había quedado en mi memoria toda la película hasta en sus pequeños detalles.

Este año se va a estrenar una nueva versión de Macbeth que parece sencillamente formidable:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada