lunes, septiembre 28, 2015

Elecciones catalanas: ¡Salve, invicto Macbeth! ¡Fragrante lis de los soberbios feudos de de Glamis!


Estos días pasados no he dicho ni una palabra sobre las elecciones que han tenido lugar en Cataluña, porque los sacerdotes de Dios estamos totalmente al margen de estas cuestiones terrenales. Nuestro reino no es de este mundo. Nuestros intereses sólo son las almas.

Podía haber hecho comentarios a lo que algún obispo ha declarado. Pero lo último que desea Jesús es que empecemos sus seguidores a tirarnos los trastos los unos a los otros. En la Iglesia hay diáconos, presbíteros, obispos, y obispos que están por encima de otros obispos. Si alguien tiene que decir algo a un obispo, la Santa Iglesia tiene sus mecanismos.

Casualmente, hoy he releído varias veces los vaticinios de las tres brujas en Macbeth. En esas predicciones, la parte más interesante es la referida a Banquo:

BRUJA 1ª
Tú, menor que Macbeth, más grande seas.
BRUJA 2ª
Será, Banquo, tu hado
mucho más venturoso y desdichado.
BRUJA 3ª
Aunque tú no des leyes
engendrarás a poderosos reyes.
TODAS
Salve, Macbeth y Banquo.
¿Qué quiero decir con esto? Hubo un tiempo en que los hombres pudieron matar por el señorío de Cawdor. Pero eso hoy nos parece bien poca cosa; y en el Cielo todavía menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada