viernes, septiembre 11, 2015

Formidable iluminación medieval


Hoy he acabado de ver, durante la comida, la película Vértigo. Esta obra me ha acabado ya de convencer del todo de algo que llevo viendo claro desde siempre: no me gusta Hitchcock.

Jamás entenderé la mal merecida fama de esta película. Es aburrida de principio a fin. Sus defectos me parecen continuos. Pero supongo que elogiar a Hitch es una obligación. Hace poco acabé de ver Anatomía de un asesinato. Otra película totalmente sobrevalorada.

En mis lecturas, he acabado de leer Un mundo feliz. Reconozco que es una novela que excita como pocas mi imaginación como escritor. Me encantaría escribir una versión forteniana de esa novela, totalmente a mi manera. Quizá como relato corto de menos de cien páginas. No lo descarto.


Mi madre lleva varios días conmigo. Me riñe unas diez veces hasta la hora del almuerzo, y una media de unas veinte antes de la cena. Después de la cena se pone los auriculares para ver Masterchef y ya no la oigo hasta que me dice que tiene mucho sueño y que se va a la cama. Momento en que aprovecha para echarme en cara que hago poco ejercicio y no sé qué de mi peso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada