martes, septiembre 08, 2015

Sigo dándole vueltas al tema de los refugiados



















El mejor elogio a los post de los últimos días sobre un protectorado europeo en Oriente Medio me lo ha hecho una persona al comentar:

Interesante propuesta. Sobre todo porque no cae en la inhumanidad de la extrema derecha ni en la demagogia politiquera.

Sí, realmente lo que más me admira de la demagogia es su poco amor por los números. Mientras que si se quiere hacer el bien de un modo realista, no hay otro camino que el de hacer cuentas.

Hay dos modos de hacer el bien: el de los discursos y de la realidad. Si alguien me va ayudar, prefiero que me ayude el hombre realista con los pies en la tierra, no el amante de las teorías y del buenismo. El buenismo siempre se queda sin gasolina a medio camino, con todos tirados en la cuneta.

Mi idea de un protectorado parte del hecho de que, por fin, hay que ponerse manos a la obra con ISIS. En esa zona de la tierra hay un problema que alguien tiene que solucionar. Y cuanto más tardemos, peor. Y hay problemas que sólo se arreglan pegando tiros y lanzando bombas.


Por otra parte, el establecimiento de ese protectorado urge. Con todas las monarquías corruptas que hay desde el norte de África hasta la península arábiga, con tantas naciones de ese ámbito a punto de explotar, más vale que empecemos a crear la zona que he descrito en territorio iraquí, porque millones de personas van a necesitar varios de estos enclaves, no sólo uno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada