lunes, octubre 05, 2015

Descansar bajo las bóvedas catedralicias, descansar en forma de mármol


Hoy estaba pensando que con el paso de los años he perdido algunas virtudes que me acompañaron en mis jóvenes años de seminario. Sin duda con los años he perdido no pocas virtudes. Pero lo que sí que estoy seguro es que ahora soy más comprensivo con los demás, muchísimo más comprensivo. Otra cosa en la que he mejorado es que es dificilísimo que me enfade. Una última virtud de la que estoy seguro de poseer en mayor medida es que ahora soy más humilde.

La vida me ha hecho más comprensivo, más sereno y más humilde. Mi post es breve, pero me ha costado 47 años poder escribir con verdad estas líneas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada