jueves, octubre 22, 2015

Escribiendo el post hoy después de la comida


Después de escribir el post de ayer, pensé lo interesante que sería que exista un planeta del Universo en el que todo sean casualidades. Un lugar donde la casualidad (por disparatada que sea) fuese lo normal; y la no casualidad, la excepción.

Eso lo pensé ayer antes de acostarme. Hoy he puesto orden en mi cocina. He abusado del arte de procrastinar en esa parte de mi casa. Por más que se coloquen con mucho tino las cosas, todo espacio limitado tiene precisamente eso: un límite.


Pero tanta acumulación ha valido literariamente la pena. Pues he podido escuchar un magnífico resumen de Rayuela de Cortazar. Después de ir a varios asuntos en Alcalá, he comido, he jugado dos partidas de ajedrez y he visto tres minutos del comienzo y del final de American Beauty, una de las mejores películas de la historia del cine. He derramado unas lágrimas al ver el final de la película. Tranquilos, no soy un miserable spoiler.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada