jueves, octubre 01, 2015

Gamala


Hoy leyendo a María Valtorta, delante de la custodia en la Capilla de las Santas Formas, me he encontrado con una frase que me ha impresionado mucho. Cito, pero no literalmente, que hay que amar a Dios. Pero que amar a Dios supone amar su voluntad. Y que la Voluntad de Dios se esconde detrás de infinidad de cosas que nos parecen meramente humanas.


Esta frase hoy me ha tocado el corazón profundamente y la he meditado y me la he aplicado. 

En el pasaje que hoy he leído, Jesús hablaba a un gran grupo de esclavos trabajando en una obra pública en Gamala. Cada día que paso amo más la obra de Valtorta. Este libro me acerca tanto a Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada