sábado, octubre 24, 2015

Hablando ayer con el otro lado del Atlántico


Yo me había preocupado mucho de perder algún lector por culpa del huracán. Incluso este blog había pedido a sus lectores mexicanos que ayer no salieran de casa. Pero va a ser más fácil que algún lector se desgracie por un corrimiento de tierra que por el huracán mismo. La verdad es que este huracán ha sido un poco decepcionante, casi tanto como las expectativas fallidas generadas por El Imperio contraataca.

Ayer hablé mucho de cine. Era lógico, había conversado con una persona que se dedica al cine que me pedía mi permiso para contartar a ciertos directores para llevar a la pantalla mi querida Historia del Mundo Angélico. Aunque le puse tantas limitaciones y condicionantes que dudo que logre algo. Le expliqué bien claramente que no quiero una popularización del libro. La película tiene que ser una obra de arte, no una historia piadosa.

Quiero un director, le dije, que haga la Capilla Sixtina del 7º Arte. Quizá me pasé un poco, lo reconozco. Quiero, insistí, un director que haga la versión del siglo XXI de El Séptimo Sello. De nuevo me pasé.


Él con mucha ilusión me dijo voy a contactar al director X autor de la película X. Y me contaba lo maravillosa que era esa película. Con mi habitual diplomacia, repuse al momento con fría acritud: Esa película es un rollo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada