sábado, octubre 24, 2015

Salieri en su silla de ruedas


Cuando ayer vi un trozo de American Beauty, no mencioné que me llevé una gran decepción al escuchar la voz original de Kevin Spacey. Yo siempre había escuchado la magnífica voz del doblador español que le da un aire totalmente distinto a la película. Realmente, la obra de arte del doblador tiene una musicalidad y un carácter que perfecciona mucho la obra original. El timbre de voz de este doblador también mejor que el del actor original. Es como comparar un violín con otro, siempre hay uno que suena mucho mejor. Una de mis más queridas amigas es violinista. Aprendí mucho de violines con ella.

Pero esto no significa nada en una película que es imposible hacerla mejor. Sobre todo, en ciertos momentos, la perfección de algunas escenas es tal que el espectador casi siente el deseo de levantarse de la butaca con la boca abierta. El comienzo y el final de la cinta son de los mejores de la Historia del Cine. Yo incluiría a este obra cinematográfica entre las cinco mejores de todos los tiempos.

A mí me entusiasma el final de El padrino III, parece que no se pueda filmar en cine un final más redondo. Pero el de American Beauty le supera en inteligencia y hasta en belleza. Sea dicho de paso, el final de La Misión es bastante soso, todo debería haber acabado en la mesa del almuerzo del cardenal con don Cabeza y el embajador de portugal. Eso hubiera sido un final mucho más bello. 

El final de Blade Runner tampoco me entusiasma. Y menos todavía el sermón del replicante. Las improvisaciones de última hora al escribirlo se notan a la legüa. No sé qué rollos de Tanhauser y de naves en llamas. Las naves no arden en el espacio, sea dicho de paso. El discurso final se redactó poco antes de recitarlo, había que haberlo trabajado más. El final de Un hombre para la eternidad no me entusiasma, demasiado sobrio, pero hace llorar. Vaya que si hace llorar. Pero se pasa de sobriedad. El final de Amadeus sí que es genial con Salieri bendiciendo.


Pero de todos los finales de todas las películas, me quedo con el de esa joya llamada American Beauty.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada