viernes, noviembre 13, 2015

Deus et omnia


Hoy he comido con un amigo, he dado un paseo con él, he visitado habitaciones del hospital, he hablado por teléfono con México, me han regalado una seta (comestible), he escrito durante una hora. Todo lo he hecho dentro de la programación de Matrix. Me muevo dentro de su programa. Trabajo, hablo, leo, bebo, descanso, camino dentro de su programa. Nada escapa a su programación. Desde el momento en que me hago consciente de que existe un Ser Infinito, no hay nada de qué preocuparse. En cierto modo, nunca llegaré tarde a ningún lugar. Llegaré cuando tenga que llegar. Nunca quedaré desatendido, nunca quedaré abandonado. Si me lo parece, será pura apariencia. Un Ser Omnisciente velará por mí. Nunca enfermaré sin que eso ocurra cuando y como deba ocurrir. No dejaré este mundo antes del momento justo. Todo está previsto. Todo forma parte de un plan. Nada ocurre sin que esté previsto mil veces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada