viernes, noviembre 06, 2015

Otra puerta medieval de otra catedral



















La Iglesia, que es Madre, se preocupa mucho del alma de los sacerdotes. Y por eso determinó que el sacerdote que celebra misa tiene que pronunciar en voz baja siete oraciones personales a lo largo de la celebración. 

Son oraciones personales, pero obligatorias, no para la comunidad, sino para el bien de su propia alma, la del celebrante. Esas oraciones son las siguientes. Las pongo en latín, porque traducirlas me llevaría un rato. No indico, también para ahorrar tiempo, en qué lugar de la liturgia se recitan. Pero el misal lo indica con toda claridad al sacerdote. Éstas son las siete oraciones:

1.      Munda cor meum ac labia mea, omnipotens Deus, ut sanctum Evangelium tuum digne valeam nuntiare.

2.      Per evangelica dicta deleantur nostra delicta.

3.      Per huius aquæ et vini mystérium eius efficiámur divinitátis consórtes, qui humanitátis nostræ fíeri dignátus est párticeps

4.      In spiritu humilitatis, et in animo contrito suscipiamur a Te, Domine: et sic fiat sacrificium nostrum in conspectu Tuo hodie, ut placeat Tibi, Domine Deus.

5.      Haec commixtio Corporis et Sanguinis Domini nostri Iesu Christi fiat accipientibus nobis in vitam aeternam 

6.      Perceptio Corporis et Sanguinis tui, Domine Iesu Christe, non mihi proveniat in iudicium et condemnationem: sed pro tua pietate prosit mihi ad tutamentum mentis et corporis, et ad medelam percipiendam.

7.      Corpus Christi custodiat me in aeternum.

8.      Sanguis Christi custodiat me in aeternum.

9.      Quod ore súmpsimus, Dómine, pura mente capiámus: et de munere temporáli fiat nobis remédium sempitérnum. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada