domingo, noviembre 08, 2015

Un tanto para los anglicanos y Dublin III


Durante tres días mi amigo y yo recorrimos Dublin de arriba abajo, de este a oeste y de norte a sur, llegando a dos claras conclusiones: el clima es muy malo y el 10% de los irlandeses son pelirrojos.

La palanquita del clima en Irlanda sólo tiene dos posiciones: posición very bad, y posición raining. Pero no penséis que esto es aburrido. La posición 1 incluye muchas pequeñas variantes: viento desagradable, humedad altísima, frío desapacible, etc.

Otra característica es que, en cinco días en Irlanda, no me encontré por la calle con ni un solo cura o monja. A favor de los anglicanos diré que los curas católicos no pagamos al entrar en sus catedrales. Y eso, francamente, es muy de agradecer. Sobre todo teniendo en cuenta que los organizadores de la exposición de la Sábana Santa en la iglesia de las Bernardas (aquí en Alcalá) sí que pretendieron hacerme pagar la entrada. No hace falta decir que removí Roma con Santiago para que me dejaran entrar gratis. Cosa que logré casi más por cansancio de los dos pobres chicos de los tickets más que por persuasión.


Sea dicho de paso, en Dublín mi amigo y yo nos tomamos el primer día una hamburguesa que no sé qué ingredientes contendría, pero que nos dejó saciados y sin hambre para todo el día a pesar de andar decenas de kilómetros. El resto de los días nos reíamos al pensar en las utilidades (incluso militares) de ese tipo de hamburguesas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada