domingo, diciembre 20, 2015

Ala, a votar


Vuelvo a repetir una propuesta que ya hice hace años. El tiempo de votación debería reducirse a la mitad. Desde las 9:00 hasta las 2:00 de la tarde. Es aburridísimo para la mesa electoral tener que estar allí todo el santo día. 

¿Qué problema hay en reducir a la mañana el tiempo para votar? Ninguno. En España no suele haber ninguna cola para votar. Y si hubiera colas (que no las hay) bastaría con duplicar el número de mesas electorales. Si se reduce el tiempo a la mitad, se multiplica por dos el número de mesas. Todo el mundo estaría más dispuesto a estar en una mesa electoral si sólo fuera cuestión de una mañana.

Además, hay otro aspecto que no debe ser minusvalorado. Da muchas más garantías democráticas el que los resultados se tengan a primera hora de la tarde y no casi a la medianoche. Si algún día hay un problema, ofrece mucha más calma resolverlo todo durante la tarde. 

Si hay problemas y hay que resolverlo todo de madrugada, ésa es una franja del día que imprime cansancio y tensión en todos los seres humanos. Tomar decisiones en mitad de la noche no es precisamente el momento que más ayuda a la serenidad. Todo se hace más trágico más allá de la medianoche, las decisiones se toman con más calma durante la tarde.

Para que os desestreséis os pongo este vídeo de dudosa legalidad:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada