jueves, diciembre 10, 2015

Dallas, Falcon Crest, Dinastía


Tengo muy agradables recuerdos del centro donde estudié la educación secundaria (BUP y COU) en Barbastro. Cuánto me gustaban en las clases de latín las partes dedicadas a la historia de Roma. La Geli era una profesora tan dulce, tan buena, todos la queríamos.

La Ponchi era muy dura en matemáticas. A nuestro profesor de religión, El Pelirrojo, le gustaba más escuchar que hablar. Como persona muy bueno. Era muy pelirrojo, de eso no cabía la menor duda.


Al Mora nadie le negaba la elegancia y el imperio que desprendía su persona. Es curioso que alguien como yo, al que tanto me llegaría a apasionar la literatura, en esa época no lograra despertar en mí el menor interés por ella. Claro que en esas edades todavía estaba yo muy verde para cualquier cosa que pasase el nivel intelectual de una serie americana tipo El sheriff Lobo, Galáctica, La fuga de Logan, Basurero espacial y similares. 

Recuerdo con mucho cariño a todos mis compañeros de clase, salvo a dos matoncetes. Es curioso, han pasado tantos años y me acuerdo perfectamente de malos detalles de esos dos compañeros y de algún profesor. Esos malos recuerdos permanecen con toda su viveza. Ay, ¡cuanto me gustaba la serie Basurero espacial!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada