viernes, enero 22, 2016

Conferencia Episcopal, ideas (VII): ceremonia de apertura de la reunión plenaria


Dado que al año hay sólo un par de reuniones plenarias del episcopado, a la gente le gustaría mucho que cada vez que hubiera una reunión plenaria del episcopado hubiera una ceremonia de apertura de esa reunión. Pero para no quitar más tiempo a los obispos, tiempo que necesitan para sus reuniones, se podría hacer el día previo a la primera sesión. Sólo tendrán que asistir tres obispos, preferiblemente eméritos. Otros obispos si lo desean podrán asistir, pero sólo si lo desean. Ésa seria una ceremonia realizada, sobre todo, por los sacerdotes que trabajan en la Conferencia, para pedir por sus obispos.
        
El día previo a la primera sesión, por la noche, por ejemplo tras las vísperas, los sacerdotes que trabajan en la Conferencia Episcopal, acompañados de cuantos laicos quieran asistir, se dirigirán en procesión hacia la sala de reuniones. Cuya puerta de acceso, monumental, como un pórtico, estará situada en un flanco de esa nave, en el edificio-muro.

       
 Los sacerdotes (unos veinticinco) estarán presididos por tres obispos y por cuantos obispos libremente quieran unirse. Irán en procesión con cruz y ciriales, cantando la letanía de los santos. Los obispos irán revestidos con mitra y capa pluvial. Al llegar a la puerta, un obispo hará una oración pidiendo por el bien de la reunión que tendrá al siguiente. Los laicos designados retirarán las tres trabas policromadas que cierran el portón. Trabas grandes que tienen, cada una, que ser retiradas por dos laicos simultáneamente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada