martes, enero 12, 2016

Una foto



















Esta foto me impresionó tanto desde la primera vez que la vi. Un hombre que cae desde una de las Torres Gemelas. 

Ese ser humano tenía sus hobbies, sus ilusiones, sus proyectos, personas a las que quería. Y en ese momento, en ese preciso momento, es plenamente consciente de que en unos pocos segundos todo quedaría interrumpido. Esa mañana llegó a su puesto de trabajo con sus preocupaciones. Seguro que sus problemas le parecían muy grandes. No sabía hasta qué punto esos problemas no tenían ninguna importancia.

Ésta es una de las fotos más espantosas que he visto nunca. Un hombre que vive y que ya no duda acerca de su futuro. La postura, incluso, no sé, tiene algo de horrible, de pesadilla. La imagen tiene algo de estático, de tiempo congelado, de toda una vida que pasa ante los ojos. No sé por qué, pero desde que la vi la primera vez, pensé que ese hombre estaba tranquilo, que afrontaba con serenidad ese suelo que se acercaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada