sábado, febrero 20, 2016

El Gran Milagro













Cuando celebro la misa y llega el momento de la fórmula de la transubstanciación, me gusta inclinarme al máximo sobre el ara apoyando los codos sobre ella. Es el modo en que muestro a Dios la máxima reverencia que tengo por ese acto milagroso.

Muy a menudo pienso acerca de la conveniencia de que la Iglesia permitiera al celebrante postrarse en ese momento ante el altar. Y no sólo eso, creo que sería bueno poder permanecer así durante tres o cinco minutos.

Si me escucha alguien que esté en las alturas jerárquicas de la Iglesia y le parece buena mi sugerencia, por favor, que la eleve donde tenga que elevarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada